Estresores: 5 Recomendaciones para controlarlos efectivamente

Estresores: 5 Recomendaciones para controlarlos efectivamente

Controlar a tus estresores te ayudará a alcanzar el bienestar

Activa tu fuerza de voluntad, motívate y enfoca tus energías en el objetivo

Los estresores no pueden ser eliminados por completo de tu día; es cierto. Sin embargo, es posible manejarlos asertivamente.

Aprender a convivir con ellos sin que eso afecte tu salud y tu bienestar es importante. Identifica qué te hace explotar durante tus jornadas y pon en práctica diversas estrategias para controlarlos eficientemente.

En muchos casos, deberás probarte a ti mismo. Aplica herramientas para reprogramar tu mente y, al final del día, disfrutarás sus beneficios.

Cambia tus pensamientos

El temor al fracaso y el miedo te predisponen ante tus estresores. Detecta los pensamientos que te limitan, cuestiónalos y transfórmalos. No subestimes tus capacidades.

Aléjate de personas tóxicas

Recibir constantemente estímulos negativos te desmotiva y aumenta tu nivel de estrés. Apártate de aquellos que solo aparecen para compartir quejas, problemas, miedos y juicios.

Haz una limpieza de tu círculo social y rodéate de las personas adecuadas. Quédate con quienes te inspiren a ver la vida de como el escenario de oportunidades y felicidad que realmente es.

Regálate un momento para reflexionar

Aunque el ajetreo diario dificulte que tomes una pausa para observarte y cuestionarte, es importante que establezcas como una prioridad hallar un momento para meditar y poner en orden tus ideas.

No te límites: el baño, tomándote un café, en un trancón en el tráfico o mientras vas camino a la oficina siempre serán buenos ambientes para descansar y encontrarte contigo mismo. Tu mente y tu cuerpo lo agradecerán.

Cree en ti y en tu potencial para combatir a tus estresores

¿Te cuesta tomar decisiones cuando tienes estrés? Es increíble, pero en situaciones de tensión las personas tienden a desconfiar más en sí mismas y en su habilidad para resolver problemas.

La mayor parte del tiempo, solo tú tienes las herramientas para hacer frente a los retos que surjan, ¿o acaso lograr cumplir con el exceso de quehaceres que tienes pendientes no dependen de tu habilidad para organizarte?

Respira profundo, cálmate y evalúa qué soluciones están dentro de tus posibilidades. Siéntete capaz de lograrlo, activa tu fuerza de voluntad, motívate y enfoca tus energías en el objetivo. Verás que bastará para tomar decisiones y actuar acertadamente.

Contrala el perfeccionismo

Puede que te parezca una virtud, pero querer hacer todo perfecto nos aleja de la excelencia y nos acerca a la exigencia. Da lo mejor de ti mismo en todo lo que hagas, pero intenta no frustrarte porque generarás más estrés a tu organismo.

Aprende a decir que no

Evita comprometerte a hacer cosas que escapen de tus posibilidades. La incapacidad de negarte a realizar un favor o promesa no debe hacerte sentir culpable: piensa que es un acto de respeto hacia ti y hacia los demás.

Cuando dices que no justificadamente, te ahorras momento de estrés y un escenario en el que puedas perjudicar tu imagen o tu relación.

Fotografía: Priscilla Du Preez/Unsplash

Atrévete a delegar

La carga laboral innecesaria es como disfrutar llevar una mochila llena de piedras sobre la espalda. Confía en tu equipo. Cede un poco el control y, las responsabilidades que puedas compartir, compártelas.

No solo estarás dándole una oportunidad a tus compañeros para que exploten su potencial y activen su liderazgo, sino que también podrás enfocar el tiempo en aquellas actividades que realmente solo puedes hacer tú.

Organízate

El desorden cotidiano también puede ser un estresor porque dificulta el enfoque y la concentración. Dedica unos minutos a arreglar los espacios en los que te desenvuelves y, si está en dentro de tus posibilidades, invierte en adecuarlos con elementos que te relajen y te hagan sentir en completa armonía con el entorno.

Acepta lo que no puedes cambiar

¡Cuidado! Esto no implica que te resignas o dejes de esforzarte. Simplemente se trata de entender que hay situaciones que no está en tu mano controlar, así que no te desgastes.

Dedica tu tiempo a desarrollar alternativas y estrategias que te permitan evadir a tus estresores y seguir adelante.

Perdona

Tu relación con los demás influye directamente en tu nivel de estrés y tu estado de ánimo. Date la oportunidad de perdonar. Sé compresivo. Cuando lo haces, liberas, creces y puedes seguir tu camino sin ataduras.

El propósito controlar a tus estresores debe ser alcanzar tu bienestar. Para lograrlo, deberás realizar sacrificios que te sacarán de tu zona de confort, pero que sin duda te harán sentir menos vulnerable y en mayor armonía.

Simplemente es cuestión de eliminar del entorno aquellas toxinas que favorecen una explosión de estrés; de adoptar una alimentación saludable, de tratar de encontrar el equilibrio emocional y de satisfacer las necesidades de tu cuerpo con ejercicio físico.

Comentarios

No Comments

Comments are closed.

  • ¡Únete a nuestra comunidad y descarga todos los recursos gratuitos de La Súper Librería de Bienestar!

    ¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión aquí

  • ¡Únete a nuestra comunidad y comienza tu Programa de Bienestar!

    ¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión aquí

  • Solicitud para el Programa de Afiliados

    Para solicitar tu ingreso al Programa de Afiliados debes ser usuario del Programa de Bienestar

    Regístrate, confirma tu cuenta, inicia sesión y regresa a esta página para actualizarla

    – ó –

    Inicia sesión si ya tienes una cuenta, para acceder al formulario

    Comentarios

  • Inicio de Sesión

  • ¡Únete a nuestra comunidad saludable!

    ¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión aquí